Author: Blanca
•9:07
Somos muchos los que tenemos claro que la actual situación de crisis económica tiene por motor el ultraliberalismo llevado a cabo desde hace decenas de años, éstos últimos sin el más mínimo rubor ni asomo de comportamientos mínimamente éticos: sueldos millonarios para directivos de empresas, beneficios obscenos en las Sociedades mercantiles, descontrol de financieros jugando con dinero ajeno, banca usuraria jugando con el dinero de todos, paraísos fiscales para poder comprarse el yate o la mansión más inmensa, millones de euros en pagar dinero a futbolistas que no tienen medio dedo de frente...

Que esa sociedad ultracapitalista es la que ha llevado al mundo al estado actual de cosas solo ha puesto negro sobre blanco que los que más tienen nunca perderán y que los que pagan sus excesos y falta de moral son los de siempre: la mayor parte de la humanidad que padece hambre y sed, y no solo de justicia, sino real, palpable, se mueren de pura pobreza.

Estos ultraliberales quieren que todo siga igual, salvo por el "pequeño" detalle de pedir dinero al Estado cuando las vacas aparecen flacas y cuando empiezan a engordar, que el Estado les deje tranquilos y en paz haciendo sus negocios.

En España se ha practicado esa doctrina con fruición, no solo en la terrible época de Aznar, cuando hicieron creer a los españoles que éramos ricos... ja... ricos... por tener una mierda de adosadito pensaban que eran suecos... y que se sigue practicando en las Comunidades donde gobierna el partido ultraliberal de Aznar, por ejemplo Madrid, en el que se está acabando con todo lo que huele a público en aras de que sociedades privadas que piden mamar de la teta del Estado en las malas, se forren en las buenas, diciendo al Estado que entonces no se entrometa.

La Sanidad española, gratuita y universal, orgullo de todos los españoles hasta no hace tanto, con los mejores médicos y personal sanitario en Hospitales que eran una referencia, se está yendo a hacer puñetas ante la indiferencia de la mayoría de la población y la dejadez de esos médicos y personal sanitario que solo están consiguiendo el desprestigio de un trabajo y una labor encomiable durante décadas.

Lo ocurrido ayer en Madrid, con la muerte de ese pobre niño por el estado actual de la Sanidad en esta pobre Comunidad, es responsabilidad de muchos: el Gobierno de la Comunidad, con Aguirre a la cabeza y Güemes, que si tuviera un ápice de dignidad debería desaparecer de la vida pública, que se están dedicando a desmantelar lo conseguido tras muchos años de buena práctica médica, con precariedad de medios materiales y humanos, en Hospitales en los que cualquiera puede morir por los miles de negligencias que ocurren a diario, con servicios de urgencias colapsados por falta de personal, de los que te mandan para casa porque no te pueden ni atender... ¿de qué vale inaugurar hospitales a bombo y platillo si luego no hay camas ni médicos? ¿qué sabe de medicina un tipo con la carrera de Económicas o Empresariales que quiere bajar costes aunque se les mueran los pacientes, ahorrando en materiales y en personal sanitario?

Es responsabilidad de toda la clase médica que no protesta por el estado actual de cosas. Tal parece que lo único que les importa es ganar pasta, y no salen a protestar a gritos por las condiciones de trabajo de sus hospitales, que les importa muy poco que la Sanidad Pública se convierta en algo tercermundista, porque tienen sus consultas privadas y saldrán ganando...

Es responsabilidad de los habitantes de la Comunidad, que parece que el tema de que sea un desastre tener que ir al hospital les importa bien poco. Y si se muere un bebé ESPAÑOL de ascendencia marroquí... bueno, "son los que colapsan los hospitales", haciéndose eco de una gran mentira interesada, porque yo, cuando alguna vez he tenido que ir a urgencias, el 90% de los pacientes somos españolísimos... ¿y si fueran emigrantes, QUÉ COÑO PASA?.

No importa nada. Siguen votando a esta ralea de políticos, enmierdados en sus corrupciones y con sus cuentas corrientes bien forradas a costa de la mayoría, que borreguilmente les votan, les dan mayorías para desmantelar todo lo que costó tantos años de esfuerzo, lucha y sangre, porque piensan que tienen que conservar el adosadito de mierda que les han puesto delante, como a un burro una zanahoria.

Deberían irse todos, desde el primero al último. Deberían padecer ellos en sus familias las desgracias que han provocado en una pobre familia que confiaba en que España era su paraíso. Valiente paraíso.
Enlaces a esta entrada