Author: Blanca
•7:55
Lo que ocurrió en Barajas en el día de ayer ha sido un suceso que me había imaginado miles de veces.



Vivo en un pueblo cercano al aeropuerto, por el que sobrevuelan cientos de aviones cada día. Esta localización me ha permitido ver también cientos de despegues y aterrizajes, cosa que siempre me ha llamado mucho la atención y me ha prendido en su observación, sin cansarme del milagro de ver volar esos aparatos gigantescos, sin llegar a entender como pueden levantar el vuelo tantas toneladas de peso.



Y alguna vez he llegado a pensar si tendría la desventura de ver caer algún aparato ante mis ojos, cosa que ayer sucedió, cuando ví comenzar a elevarse una densa columna de humo desde la ventanilla del autobús en el que me trasladaba a mi casa. Lo primero que pensé es que un avión había caído, haciéndose realidad mis más funestos presagios, pero sin querer creer que lo que tantas veces había imaginado había llegado a pasar.



Cada día vuelan decenas de miles de aviones, solo desde Barajas despegan o aterrizan cada 30 segundos miles de esas máquinas maravillosas que son capaces de trasladarte a miles de kilómetros en pocas horas, que te dan la felicidad de conocer el mundo, de reencontrarte con tu familia, de disfrutar de culturas diferentes, de comprobar la inteligencia humana que ha sido capaz de crear ese medio de transporte tan seguro... a pesar de la tragedia vivida en el día de ayer y de las tragedias que han salpicado con no tanta frecuencia la historia de la aviación comercial.



No entiendo las especulaciones periodísticas, informaciones contradictorias que no han sido previamente comprobadas, hipótesis de cualquier tipo explicadas por hipotéticos entendidos que no tienen la más pálida idea de los entresijos de los aviones. Hablan de que éstos vuelan de cualquier manera, ofenden la razón, desprecian a toda una profesión, la de los tripulantes de las compañías que son los primeros interesados en que todo funcione perfectamente porque en ello les va la vida... Todo pura carroña para los buitres, sin el menor control para no ofender y angustiar a amigos y familiares de las posibles víctimas, haciendo leña de una compañía aerea con problemas que ha visto morir a sus empleados, compañeros y amigos...



Como tantas otras veces, el más puro amarillismo para ganar "clientela". Es ciertamente asqueroso.



Y una vez más, la maravillosa gente de Madrid. Esa con la que tantas veces me meto, por su manera de vivir en una macrociudad tan despersonalizada, pero que dan cara y corazón cuando ocurre un desastre y siempre sobra gente voluntaria, porque todo Madrid se vuelca, todo se paraliza para ayudar, sobra sangre, voluntarios y madrileños que demuestran su alma solidaria ante cualquier tipo de tragedia.
|
This entry was posted on 7:55 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

8 comentarios:

On 21 de agosto de 2008, 10:55 , Antonio Rodriguez dijo...

Solo queda solidarizarse con los supervivientes y los familiares de las victimas. Y por supuesto que se esclarezcan las causas del accidente.
Salud, República y Socialismo

 
On 21 de agosto de 2008, 11:55 , RGAlmazán dijo...

Amiga Blanca, totalmente de acuerdo. Como sabes he trabajado durante 41 años en una compañía aérea y conozco un poco el tema. Las distintas versiones e hipótesis que se hicieron durante la tarde de ayer son propias de merluzos insensibles más que de periodistas. Sin contrastar, sin tener ni puñetera idea soltaron cosas que son incomprensibles, por el puro hecho de la especulación sensacionalista.
En fin, es lo que hay. Y lo peor, es que casi no se salvo ningún medio de los que ví. Cada uno iba a ver si decían algo nuevo y ganaban audiencia. Lamentable.
Un beso
Salud y República

 
On 21 de agosto de 2008, 15:48 , Saiza dijo...

Esperemos que pronto se esclarezcan las causas de tan tragico accidente y no se utilicen a la ligera datos sin confirmar.
Todo mi cariño y memoria para las victimas y familias.
¡Salud y Memoria!

 
On 23 de agosto de 2008, 10:30 , GINEBRA dijo...

Blanca, te he visto alguna vez en el blog de Antonio Parra y tb en el de Naveganterojo. Es curioso que las dos hayamos decidido llamar a nuestros blogs UTOPÍA, y precisamente es porque creemos que PUEDE Y DEBE EXISTIR LA UTOPÍA, que otro mundo distinto a éste y mejor es posible. Me alegra haberte conocido y nos veremos más asiduamente.
En cuanto a esta entrada, decir que tienes razón, que las especulaciones e informaciones sensacionalistas hacen daño a la memoria de las víctimas, a sus familiares y a las compañías aéreas en general. Que ha sido una enorme desgracia y todos estamos compungidos, pero que precisamente los accidentes aéreos son los menos comunes si se comparan con cualquier otro medio de transporte.
Estoy de acuerdo contigo tb con lo que dices sobre los madrileños, se han volcado siempre en esta ciudad sacudida por el terrorismo y ahora por una desventurado y desgraciado accidente.
muchos besos.

 
On 23 de agosto de 2008, 19:34 , Blanca dijo...

Bienvenida a mi casa, utópica ginebra. El camino hacia "Utopía" es largo y, aunque a veces desfallezcamos, no debemos abandonarlo. Tenemos derecho a un mundo mejor y hay que seguir intentando mejorarlo, empezando por nuestro entorno e ir produciendo círculos concéntricos, aunque sean de media milimicra.

No quisiera que mis nietos no quisieran conocer a sus nietos...

Un abrazo.

 
On 30 de agosto de 2008, 13:25 , J. G Centeno dijo...

A parte de darte la razón, porque la tienes como casi siempre, menos en el fútbol, puede ser un momento para reflexionar sobre las condiciones de los viajes en avión en medio de esta guerra de tarifas que solo puede tener como resultado aumentar los riesgos. Y eso sin tener en cuenta nuestras comunes experiencias aeroportuarias británicas.

 
On 30 de agosto de 2008, 22:01 , Antonio Parra dijo...

Blanca, a día de hoy el amarillismo de la prensa hispana me tiene hasta los cojones. (Con perdón).
Un beso

 
On 1 de septiembre de 2008, 9:44 , txantxangorri dijo...

Pues sí, amarillismo y del bueno. Aunque por desgracia ya no sorprende. Es más, la gente empieza a confundirlo, acostumbrada como está, con periodismo serio. Esa es la tristeza, y la desgracia.

En esos momentos solo cabe pensar en el dolor de las familias.

buen post, y buenas vistas!

un abrazo