Author: Blanca
•8:33
Me faltan mis olores, mis sabores... me falta el cielo sobre mis montañas, mis valles, mi campo, mis arenales, mi bosque, mis ríos... Me falta el acento dulce, las palabras de amor, los saludos.

Extraño mis calles, el ruido del tráfico, los autos pasados de moda, desconchados... extraño los pitidos constantes de mis calles abarrotadas, los carros, los autobuses que se caen de viejos... las casas conocidas, los saludos de la gente amiga... extraño que no me mire nadie cuando camino, cuando tomo el metro, cuando tomo un cafecito en cualquier bar poco lujoso...

Echo de menos los besos dulces de cualquier mujer que no me pregunta de donde soy, que no se asombra del color de mi piel ni se aleja de mi en cualquier cola...

Daría parte de mi vida por volver donde nací, escuchar a mi madre, a mi padre, a mis hermanos, a mis hijos, a los amigos de la infancia, a los compañeros de pobreza...

Nadie abandona todo lo que ama y conoce por capricho. Nadie se va de su suelo a buscar un mundo mejor para el y los suyos si no es por causas muy grandes. Nadie estaría dispuesto a soportar el exilio, la emigración si no fuera porque no puede seguir viviendo en la patria que le vio nacer, si no fuera porque le falta el pan, la libertad de pensamiento, si no fuera por la búsqueda de algo mejor para sus hijos...

Y una vez que han superado el miedo a lo desconocido, al terror de la separación de lo amado, al pánico de renunciar a la confortabilidad del abrazo de los suyos... llega al lugar donde tiene que enfrentarse al desprecio del diferente, a la irracionalidad de la insolidaridad, al olvido de propias historias.

Es descorazonador y tristísimo tener que escuchar aberraciones como la que Maripuchi nos cuenta y que estamos hartos de escuchar una y otra vez... ¿en qué se está convirtiendo España? ¿es esta basura diaria la que tendremos que escuchar? ¿Este es el confort, el desarrollo?, ¿es a ésto donde nos lleva el amor a consumir, el objetivo último del amor al dinero?
|
This entry was posted on 8:33 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

20 comentarios:

On 29 de octubre de 2007, 10:15 , Enriquenonpraevalebunt dijo...

Es un tema complejo y de tremenda actualidad en todo el mundo.
El tema tiene muchos aspectos. Tú te centras en el que podíamos llamar "sentimental". Me parece un buen punto de vista para iniciar su tratamiento porque, ante todo estamos hablando de seres humanos.
¿que nos van a quitar el trabajo? Daría mucho para hablar pero sencillamene: no estoy de acuerdo con esta visión.
¿Que si llevan velo en las escuelas? : No veo que esto sea un problema
¿Que van a "distorsionar" nuestras costumbres?: No me parece un problema.
Creo que los conflictos vendrán porque son civilizaciones distintas y cuando empiecen a tener peso social y político surgirán problemas legales y de diversa índole por esa distinta concepción del mundo.
Por eso no surgirán los mismos problemas con la emigración árabe que sudamericana oasiática o del este europeo.
Es tan grande el problema y tan corto el espacio para escribir que simplemente me gustaría resaltar que habría que hacer un esfuerzo para no simplificar y tratar de razonarlo en todas sus dimensiones.

 
On 29 de octubre de 2007, 10:46 , Blanca dijo...

Muchas veces los problemas los creamos nosotros y no la idiosincrasia de los recién llegados.

Todo pasa por respetar al diferente para empezar y si existiera ese respeto ya estaría la mitad del problema solucionado.

Tienes toda la razón en el principio de tu exposición: ni nos quitan los trabajos, ya que suelen hacer lo que los españoles hace tiempo no quieren hacer, ni les damos nada gratis, porque ellos pagan sus impuestos igual que nosotros y cotizan a la Seguridad Social... con lo cual van a pagar muchas jubilaciones futuras.

Tu sabes tan bien como yo que la mayoría de los que han venido para hacer esos trabajos que el español no quiere hacer eran profesionales en sus paises de origen: abogados, sociólogos, psicólogos, arquitectos, ingenieros... bastante diferente a lo que los españoles eran cuando les tocó a ellos emigrar en su momento... y que tan bien recibieron en Hispanoamérica... y que tan bien siguen recibiendo.

Te hablo desde mi experiencia. Yo viví en Argentina dos años y el respeto y cariño con que fui tratada es llamativamente diferente al respeto y cariño que reciben aquí por parte de muchas personas los inmigrantes que vienen.

Y me subleva, enrique, porque los pueblos no podemos olvidar nuestra historia, nuestras miserias pasadas... nuestra búsqueda de algo mejor para nosotros y nuestros hijos.

Y España siempre ha sido tierra de inmigración. Por aquí han pasado todas las civilizaciones del mundo y se quedaron, cosa que ha engrandecido, precisamente, el patrimonio cultural y humano español. ¿Qué nos está pasando ahora que rechazamos esa riqueza cultural y humana?

 
On 29 de octubre de 2007, 10:49 , Blanca dijo...

En cuanto a mi visión "sentimental" del tema... estamos hablando de sentimientos, enrique... es lo primero que esas personas perciben, al irse o al arribar, al vivir cada día confortablemente o no tanto. El tema económico viene luego, o no llega nunca.. el sentimiento siempre está ahí, el dolor o la alegría, el recuerdo o el olvido.

 
On 29 de octubre de 2007, 11:04 , Enriquenonpraevalebunt dijo...

En cuanto a lo del aspecto sentimental estoy completamente de acuerdo contigo ¡son seres humanos! Ni más ni menos que nosotros.
No estoy de acuerdo contigo en el modo que tienes de enfocar el problema. Parece que todo es autoinculpación.
Ni ellos son el "buen salvaje" ni nosotros unos ogros.
Nuestra civilización tiene mucho y muy bueno avanzado y, aunque esté en plena decadencia, todavía tiene cosas buenas que defender y enseñar. Supongo que también las otras civilizaciones tienen sus cosas buenas. No lo niego.
Concretando, fundamentalmente habría que hablar de dos civilizaciones: la occidental y la musulmana.

 
On 29 de octubre de 2007, 11:31 , Blanca dijo...

A mi es que no me gusta temer ninguna civilización diferente a la mía, enrique. No hay por qué temer a ninguna civilización por el mero hecho de no coincidir con nuestras costumbres.

Demonizar a los musulmanes es uno de los errores más graves que se han podido cometer en los últimos años y un país con un pasado como el nuestro, en que la mitad de los españoles actuales descendemos de los musulmanes en mayor o menor grado, nunca debería haberse embarcado en las paranoias del "imperio americano".

Hemos olvidado nuestra gran deuda cultural de siglos musulmanes en España para seguir las indicaciones de otras culturas que sí que están lejos de la nuestra, como la anglosajona, por ejemplo.

Y en esa lucha de buenos y malos, siguiendo el maniqueísmo impuesto por unas políticas nefastas, en mi opinión, claro, de confrontación sistemática con media humanidad, nadie va a salir beneficiado... y los primeros en pagarlo son los ciudadanos, las personas, los seres humanos que vemos como nuestros dirigentes nos empujan sin pudor a la confrontación, que seguramente la mayoría no quiere.

 
On 29 de octubre de 2007, 13:55 , Leg dijo...

No entiendo el rechazo al extranjero sólo por serlo.

Pero también he de decir que no lo veo formar parte de mi entorno.
Sé que hay gente que lo ejerce, pero no veo que sea la mayoría, ni siquiera una cantidad suficiente para poder generalizar y llegar a esa visión tan negativa de nuestro país.

Ya digo que es desde mi lugar desde donde no se ve así.

 
On 29 de octubre de 2007, 14:52 , Blanca dijo...

Mi marido es argentino, una persona extremadamente educada, gentil, respetuosa al máximo y muy recta... de otra época, diría yo... y tuvo que escuchar a una mujer joven, seguramente una gestora que estaba haciendo trámites en Hacienda en Alcobendas y aparcó su todo terreno en doble fila, impidiéndonos sacar nuestro coche debidamente estacionado, durante cerca de una hora, decirle que si no le gustaba las cosas que pasaban en España, se fuera a su país... cuando le dijimos que éso no se podía hacer...

Y yo, como soy española y sé las cosas que pasan en España, y los coches aparcados en doble fila, y la falta de respeto por el prójimo, y el ejercicio de esa libertad que choca invariablemente con MI libertad... le dije que era una xenófoba y que debería darle vergüenza... subió la ventanilla de su coche, gritando contra los malditos extranjeros que nos vienen a dar lecciones a nuestro país...

Este es solo un ejemplo, mi marido tiene ojos azules, no es morochito, ni cholito, ni apocadito... como tantos y tantos inmigrantes que tienen que aguantar cosas infinitamente peores que esta simple anécdota que cuento... No se trataba de una española inculta, seguramente era una economista con un buen nivel de vida, a la vista del coche que llevaba...

 
On 29 de octubre de 2007, 15:09 , Adivagar dijo...

Anda, Blanca, si somos vecinos de pueblo. ¿Nos habremos cruzado algún día en la panadería sin saber de nuestras conversaciones en la blogosfera? Es más, vivo cerquita de Hacienda, pero no te preocupes que no tengo un todoterreno...

Un saludo!

 
On 29 de octubre de 2007, 19:42 , Blanca dijo...

¿Vives en Alcobendas, adivagar? Yo en realidad vivo en Algete, aunque tengo que ir bastantes veces a Alcobendas a resolver algún papel...

Y dicho lo cual, algún día podríamos quedar, ya que somos tan, pero tan vecinos... y hablaremos del tema de la emigración y de cualquier otro...

 
On 29 de octubre de 2007, 19:51 , RGAlmazán dijo...

Tú lo has dicho muy bien. Nadie quiere mirar su pasado. Somos un pueblo de emigrantes. Primero a América, luego a Europa y ahora no nos acordamos.
Deberíamos tener memoria histórica.
Cúantos de los antepasados de los que vienen no tienen que ver con nuestra sangre.
Sin ir más lejos, como habéis hablado de los musulmanes deberíamos recordar muchas cosas, por ejemplo nuestros apellidos, en concreto los que empiezan por Al.
Por cierto, uno de ellos el que subscribe. Y juro que me gusta.

Salud y República

 
On 29 de octubre de 2007, 21:09 , Maripuchi dijo...

Yo estoy muy disgustada por este tema, así que no voy a hacer más comentario.
Un beso a Blanca y un beso a todos los parias de la Tierra.

 
On 30 de octubre de 2007, 8:28 , Adivagar dijo...

Sí, llevamos cinco añitos ya viviendo en Alcobendas, y tengo dos hijos alcobendenses, así que ya estamos echando raices aquí. Pues sí, no estaría mal quedar un día las dos familias a echar un cafelito y charlar tranquilamente. Seguro que hablando tranquilamente vemos que todos tenemos más cosas en común de las que creemos.

Un saludo.

 
On 30 de octubre de 2007, 8:35 , Leg dijo...

No digo que no exista, Blanca, solo digo que no creo que sea tan generalizado, nada más.

Yo no soy así, tú no eres así, todas las personas que escribimos por aquí no somos así, la gente que yo conozco no es así, mis amigos no son así, los amigos de mis amigos no son así, mi familia no es así, los amigos de mi familia no son así...... no sigo por no aburrir, pero no creo que todos los mencionados seamos una especie de minoría privilegiada en España.
Simplemente creo que somos la mayoría, pero que destaca mucho más esa minoría despreciable por lo mucho que nos molesta a la mayoría su absurdo comportamiento.

No sé si me he explicado.

 
On 30 de octubre de 2007, 9:26 , Blanca dijo...

Sí que te has explicado, leg. Es cierto que es más noticia lo malo que lo bueno, aunque sea minoritario.

Nadie debería tener ese impulso. No puedo entender a gente que le sale insultar al débil, qué pasa por sus cabezas, qué tipo de sentimientos tiene, si es que tienen algún sentimiento. Me resulta insoportable la conciencia de saber que hay gente que abusa, aunque sé que hay muchos abusadores, que cuando tienen el más mínimo poder pisan al débil. Como los jefes que en el trabajo te machacan porque ejercen el poder que creen tener y solo exponen su calidad de miserables.

Enfín, sé que somos mayoría los que no comulgamos con la xenofobia ni el abuso, pero esa minoría que sí lo ejerce se deja oir mucho y a mi me jode profundamente que se crea que los españoles somos unos indecentes, qué quieres que te diga.

Por éso siempre animo a intervenir cuando vemos que alguien se pasa con el débil. Creo que es nuestra obligación como seres humanos.

Un beso.

 
On 30 de octubre de 2007, 9:28 , Blanca dijo...

Pues sí, adivagar, podríamos quedar para conocernos y charlar cara a cara... me encantaría.

Escríbeme a bescuderomtnez@gmail.com y quedamos, ¿te parece?

Un abrazo.

 
On 30 de octubre de 2007, 9:50 , Leg dijo...

Pues vamos a quedarnos con lo bueno, que también lo hay, y mucho:

Noticia

 
On 30 de octubre de 2007, 9:54 , Leg dijo...

Curiosamente, yo leí esta noticia el mismo día que la del capullo ese que pegó a una chica en un tren.
Incluso a pesar de que esta es sin lugar a dudas una acción demostrablemente racista, no como la otra, esta no ha tenido la misma repercusión.
¿Por qué?

No lo sé, solo se me ocurre que ésta es positiva, habla de un solo impresentable racista y un centenar de personas que no lo son y actúan en consecuencia.

¿A los medios les interesa más explotar el morbo de las imágenes de un capullo dando una patada a una chica?
¿O a quién le interesa más esto?

No lo entiendo.

 
On 30 de octubre de 2007, 11:03 , Blanca dijo...

Está claro que los medios venden generalmente más si tienen morbo añadido, solo hay que ver los programas de televisión que más triunfan para darse cuenta de ello.

Otra buena noticia es saber que los únicos barcos del mundo que paran para salvar naufragos son los barcos españoles... sabiendo como sabemos que los mares están surcados por miles de barcos... que ven las pateras igual que los barquitos pesqueros españoles... y a esas noticias se les da muy poca importancia, en comparación con las marcadamente racistas...

Pero es posible que sea más necesario darle más eco a las malas noticias racistas para resaltar el escándalo que suponen y corregir conductas que resaltar la bondad de muchísimas personas que se preocupan de la desgracia que supone morir solo en medio del mar.

 
On 30 de octubre de 2007, 12:02 , Leg dijo...

Las buenas noticias también tienen su importancia a la hora de corregir conductas, Blanca. Sin ir más lejos, el ejemplo que suponen para muchas personas, la reflexión a la que invitan, la labor pedagógica que hacen en los niños, el cargo de conciencia que pueden suponer para algunos adultos, el ánimo para quienes quieren cambiar eso y se creen solos en el intento...

Nunca será más necesario darle eco sólo a las malas noticias... Lo que sí hace es vender más.

Yo de vez en cuando también me harto de leer malas noticias, denuncias, quejas, "a donde vamos a parar", "el mundo está podrido", etc.
Pero esto ya es cosa mía.

 
On 30 de octubre de 2007, 13:06 , Blanca dijo...

Tu sabes muy bien, porque soy transparente, lo mal que me siento a veces con lo que leo en prensa o escucho en la tele... así que me tengo que desintoxicar periódicamente para no deprimirme...

Así que éso te cuento...

Pero este tipo de noticias me sube la adrenalina y me dan más ganas de luchar por lo que considero injusto.

Un abrazo,