Author: Blanca
•11:54

Una vez más estoy escandalizada...


Todos podríais pensar que pueda ser por la corrupción generalizada de las sociedades opulentas, que a la vez no tienen empacho en acusar de corrupción a las diversas dictaduras del mundo conocido. O podría ser por las cantidades ingentes de guerras que hay por cualquier parte del mundo, da lo mismo a donde uno mire. O quizás por el cinismo demostrado por parte del gendarme del mundo, alias Bush, que sobre su conciencia debe tener su diseño de los diferentes ejes: el del mal, el del bien, o cualquiera otro... que solo valen para liar cada vez más la política de los países satélites que no saben como gobernar sus propios pueblos y se dejan dirigir por unos dictados que, todos vemos, empeoran cada vez más los problemas en vez de solucionarlos... como no podría ser de otra manera...


Pero no, hay motivos más que suficientes para escandalizarse solo con mirar la prensa o la tele, pero lo que me ha escandalizado esta vez y no es la primera, son las declaraciones de un obispo... otro mas ... el de Tenerife... del cual no puedo más que decir que es un sinvergüenza, un pobre hombre, con unos pobres principios, unos pobres valores y tan dañino, pero tan dañino para la religión que dice practicar, que las palabras se acaban para calificarle, para definirle como ser humano.


Pero lo peor no es lo que dice, con lo terrible que es... es que lo ampare la jerarquía española y por tanto, la vaticana. Lo terrible es que vuelven a manifestarse este fin de semana para defender... ¿qué? ¿qué pueden defender estos miserables?


Es enormemente lamentable. ¿Habrá alguien capaz de defender las posturas de la Iglesia española y de sus máximos representantes? Están haciendo ellos más por la decadencia y desaparición de la institución que cualquiera de los no creyentes, entre los cuales me encuentro y tan a gusto... ¿cómo podría estar bien con esa compañía?

ESTE ES EL AUTENTICO ESCÁNDALO, PORQUE SE SUPONE QUE ESTOS PERSONAJES SON LOS QUE TIENEN QUE DAR EJEMPLO DE VIDA, TENER PENSAMIENTOS DECENTES Y AYUDAR AL SER HUMANO.


Pongo su fotografía para que todo el mundo vea su cara (y su barriga de gran comedor), para que nadie la olvide, para adjuntarla a los rostros de la infamia.
P.D.: Han tratado este tema con la suficiente contundencia Paco y Kabila
|
This entry was posted on 11:54 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

32 comentarios:

On 28 de diciembre de 2007, 12:33 , Maripuchi dijo...

Pues sí, ya han salido en defensa de este grandísimo hijodelagranputa.... que hemos malinterpretado sus palabras...

Hay que joderse!

 
On 28 de diciembre de 2007, 12:48 , Blanca dijo...

Pues es lo que digo, que no solo son miserables los que hacen declaraciones desafortunadísimas, sino los que las alcahuetean, las amparan y nos hacen odiarles por su pobreza mental y moral.

 
On 28 de diciembre de 2007, 17:04 , Fernando López dijo...

Todas estas declaraciones, este tinerfeño las dedica a aquellas personas que tienen a los curas en lo más alto de las bondades.

Tanto en el pueblo llano como en el clero hay personas que, desgraciadamente piensan así.
No porque pertenezcan al clero ya son unos sacrosantísimos caídos del cielo.

La iglesia en ocasiones, mete la pata hasta el fondo.

 
On 28 de diciembre de 2007, 20:27 , animalpolítico dijo...

Pues yo creo que la apología de la pederastia debería ser un delito. ¡Qué nivel mental!

Pero ellos no van a reconocer nada. La culpa es siempre ajena.

 
On 28 de diciembre de 2007, 20:42 , Gracchus Babeuf dijo...

Tras ver su cara tengo la impresión de que habla de pederastia con conocimiento de causa.

 
On 28 de diciembre de 2007, 20:50 , Paco dijo...

He estado buscando alguna rectificación de las declaraciones y nada. Es vergonzoso, encima nos quieren hacer ver que no sabemos interpretar lo que dicen. ASCO ES LO QUE DAN

 
On 28 de diciembre de 2007, 21:07 , Blanca dijo...

Creo sinceramente que la fiscalía debería intervenir de oficio. No se puede consentir que esta gente diga lo que dice y que no pase nada... mientras hay algunos que tiran piedras contra las clínicas en las que las mujeres interrumpen un embarazo, nada dicen sobre los abusos a menores, documentados y castigados, en países que no consienten estas cosas, ni de obra ni de palabra...

Siento tanta vergüenza ajena que me da hasta malestar físico...

 
On 28 de diciembre de 2007, 21:10 , albertoriosmosteiro dijo...

Hace un año, una hoja parroquial decía que la mujer provocaba con su lengua a su maltratador; pocos meses después, un cura verbalizaba su "odio" hacia las mujeres y los homosexuales desde los altares; ahora el obispo de Tenerife nos sorprende con unas declaraciones realmente vomitivas. Y mientras tanto, la Iglesia Católica se enreda en manifestaciones defendiendo "la familia" a la vez que condenando a "otras familias", sin olvidar el asqueroso ocultamiento que hacen de sus propias vergüenzas. No hay palabras. No sé a qué espera Dios para bajar a la Tierra y echar a estos "impresentables" de sus templos. Un saludo y feliz año nuevo.

 
On 29 de diciembre de 2007, 15:56 , Gonover dijo...

Ahora pasaré a leer lo que ha dicho este hombre, que aún no sé lo que ha dicho.

Pero de todos modos, te declaras como no creyente, entonces, ¿por qué encuentro tantísimos post en tu blog de la Iglesia? ¿Por qué todos malos?

Es que siempre me encuentro con no creyentes que no otorgan autoridad ninguna a los Obispos hablando de lo que dicen o dejan de decir.

Como digo, ahora paso a leer el tema en sí, y luego comento.

 
On 29 de diciembre de 2007, 16:03 , Gonover dijo...

Sí lo había leido.

Al menos lo del tema de la homosexualidad, en donde sencillamente predica lo que la Iglesia enseña, si no se está a favor de la homosexualidad no se puede esperar que diga otra cosa. Es de cajón. ¿Por qué es ser un hijo de puta si no está uno de acuerdo con la homosexualidad? ¿Puede decir alguien que defienda a la Iglesia que todos los que la critican son unos hijos de puta?

Somos muy ligeros a la hora de insultar.

Sobre lo de los menores, pues entiendo que es una equivocación. Por un lado no le falta razón a la hora de decir que hay menores que van provocando (no hay más que salir a la calle para verlo). Pero de ahí a que los abusos de menores sean justificables por ello hay un trecho.

Lo cierto es que el 20 Minutos me ofrece una credibilidad no de CERO, sino de MENOS DIEZ. Así que he leido en otros periódicos la misma noticia, y parece claro que el Obispo se queja de que hay menores que provocan (la decencia y el pudor siempre han sido valores enseñados por la Iglesia), y al parecer es el periodista el que lleva esa pregunta a otro terreno relacionándolo con los abusos de menores.

De todos modos, en este tema hay una equivocación, tanto de declaración como de interpretación.

No voy a defender a este Obispo, porque sencillamente no lo conozco. Del mismo modo, seré ecuánime a la hora de criticar. Sólo con una declaración, sin conocer nada más, me parece muy ligero el insultar gratuitamente. Me parece que es igualmente criticable el insulto gratuito y la crítica generalizada.

 
On 29 de diciembre de 2007, 19:33 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
No creo que haya que ser creyente para opinar sobre lo que dicen o dejan de decir los obispos. Otra cosa es que los no creyentes no callen ante manifestaciones como las realizadas por este obispo, mientras la Iglesia guarda un silencio tan grande que resulta asqueroso.
En cuanto a la homosexualidad, no es una cuestión de estar a favor o no, sino una cuestión de respeto. Los negros no eligen ser negros, los homosexuales tampoco eligen ser homosexuales, ni los heterosexuales ser heterosexuales. ¿Qué dirías de alguien que opina que está a favor o en contra, por ejemplo, de una raza? ¿Cómo se puede estar a favor o en contra de cosas así? Es ridículo.
En cualquier caso: el problema de la Iglesia con la homosexualidad es que la trata como una enfermedad cuando no lo es. La ignorancia es tremendamente atrevida y este obispo debe saberlo bien a tenor de sus lamentables declaraciones.
Por último: el tema de los menores no es ninguna equivocación. Te recomiendo que leas la entrevista en el diario "la opinión de Tenerife". En el google puedes encontrarla. Aunque mucho me temo que no lo harás viendo lo que has dicho sobre que no le falta razón a la hora de decir que hay menores que van provocando y que no hay más que salir a la calle para verlo: ¿en qué quedamos, sus palabras son una equivocación o no le falta razón? ¿También te sientes provocado por menores? ¿Quién es más enfermo, el que se siente provocado por menores o el disfruta su sexualidad con una persona adulta de su mismo sexo? Para mi, sin duda, el primero es el enfermo y el segundo una persona tan normal como una heterosexual. ¿Sabes cuál es el argumento que utilizan los pederastas para justificar sus actos?: que los menores les provocan. Así que piensa un poquito antes de decir barbaridades como las que has dicho simplemente para defender lo indefendible.
En cuanto a que el 20 minutos no te ofrece credibilidad, me remito a la entrevista en el propio medio que la ha realizado y a toda la prensa nacional que se ha hecho eco de la misma. Un saludo.

 
On 29 de diciembre de 2007, 21:11 , Blanca dijo...

Mira, Gonover, me explico... todo pasa por el respeto. El respeto a los que no piensan como nosotros, el respeto a otras religiones, el respeto a otras razas, el respeto a quien no tiene la misma inteligencia que uno piensa que tiene... estoy harta de oir decir que por qué tiene que valer lo mismo el voto de uno que el de otro que es un analfabeto... el respeto a otras opciones sexuales, el respeto a nuestros hijos, a nuestros padres, en definitiva... EL RESPETO AL SER HUMANO... y eso no lo practican los obispos españoles... mira que ya no digo la Iglesia Católica, aunque podría decirlo...

La homosexualidad no es una enfermedad... es una opción tan digna y tan respetable como la heterosexualidad... nadie está obligado a practicarlo, igual que el aborto, el divorcio, el condón o lo que quieras que la Iglesia condene. Es una cuestión de legalidad, de respeto por tus semejantes y su idiosincrasia, enfín, creo que no tiene ni media discusión...

Lo que ha dicho ese individuo con cruz de obispo es perseguible de oficio y lamento que el fiscal general del Estado o cualquier otro de esos jueces que tanto les gusta trabajar de oficio no lo hagan ahora, cuando su boca ha dicho algo que es lo que los pederastas, si, los asquerosos pederastas alegan cuando se les pilla en esa inmoralidad.

¿Que los menores provocan? ¿Es que un menor es lo suficientemente maduro como para ser consciente de cualquiera de sus actos? ¿Desde cuando un menor lo es?

Además la ley está para respetarla... y una persona adulta está para poner a un menor en su sitio si se considera provocado... ¿o es que un adulto si es "provocado" por un niño tiene que consentir? Me parece una desvergüenza de tal calibre que me extraña que tu puedas decir lo que dices...

El 20 Minutos es tan respetable como cualquier otro medio de prensa... o es mejor la COPE? ¿Es más respetable ese medio indigno que cualquier otro?

Gonover, respeto a las leyes, respeto a los menores, respeto a nuestra propia dignidad, respeto a la propia vida y las buenas costumbres... entre las cuales no está que miembros de la Iglesia Católica, en cualquier parte del mundo escandalicen con sus prácticas asquerosas... vamos, que no es el primero, ni el segundo ni el enésimo que se decanta con esa mierda de declaraciones...

¿Por qué hablo tanto de la Iglesia, no siendo católica practicante? Pues porque me he criado en un ambiente católico, estudiante de un colegio de monjas, viviendo en un país católico y teniendo que aguantar que esa gente mediatice la vida política y social de mi entorno. A costa de mis impuestos y los de tantos que, como yo, no quieren que la Iglesia tenga tanto poder como tiene, porque no tiene tanto respaldo social como pretende... y aunque lo tenga. España es un país laico, y la Iglesia que se dedique a los púlpitos y a sus acólitos, no a la sociedad española entera, carajo.

Y lo que es más repulsivo aún, si cabe, es que haya individuos como ese que ilustra el post que merecían no vivir, por pensar lo que piensa, porque vete a saber lo que ha hecho con los niños que le han provocado, porque tiene que ir a un buen psiquiatra, ya que es un enfermo mental, porque no es natural el celibato, porque luego pasa lo que vemos constantemente, y porque esta gente se cree detentadora de la moralidad nacional cuando simplemente son unos hombres como culquier otro, y, por lo que vemos, con unos problemas sexuales dignos de estudio.

 
On 29 de diciembre de 2007, 22:46 , Gonover dijo...

Al hablar de equivocación, hablaba del Obispo. Me parece errónero lo que dice. Ser practicante no me exime de ser crítico con algunas manifestaciones, que, desde luego, jamás me llevarán a generalizar.

Los Colegios de Médicos no han dicho ni media palabra tras la detención de un montón de médicos que practicaban abortos ilegalmente, pero no por ello ahora me voy a poner a escribir que los Médicos son complices con su silencio, o que todos los médicos son unos delincuentes,...

 
On 29 de diciembre de 2007, 22:55 , Gonover dijo...

Blanca y Alberto, lo primero es agradeceros el respeto con el que me habéis contestado. Estoy acostumbrado a sufrir todo tipo de insultos por defender a la Iglesia, que leeros ahora de modo tan respetuoso con mi postura, me ha sorprendido.

De todos modos, insisto en lo mismo, la Iglesia no condena la homosexualidad, condena la práctica del sexo fuera del matrimonio. Y ahí están en el mismo peldaño (o no, que al caso es igual) la práctica homosexual como la extramatrimonial. A más de un cura he oido (yo que voy a misa los domingos los oigo más que vosotros) insistir en que hay que tratar al homosexual con absoluto respeto, que su vida es tan digna como cualquier otra. Que no nos equivoquemos, que lo que la Iglesia dice que está mal es determinada práctica.

Por cierto, España no es un país laico, es aconfesional, no es lo mismo.

Otra cosa, la Iglesia no tiene tanto poder como pretendes otorgarle, incluso reconoces que no tiene tanto calado social como s epuede pensar.

Más: tus impuestos ya no financian a la Iglesia, recuerda que el Estado ya no financia si el contribuyente no quiere (basta con no marcar la equis). Todo ello a pesar de la cantidad de dinero que el estado se ahorra gracias a la Iglesia (si quieres, traigo datos, pero creo que no pondrás en duda esto que digo).

Blanca, de verdad: la Iglesia no es mala. No te voy a decir que entre los millones de personas que la forman no haya montones de errores, yo mismo cometo errores todos los días. De verdad, la Iglesia que yo siento (que no es ninguna iglesia rara, es la católica) no tiene las puertas cerradas a nadie, está llena de iniciativas sociales, y lleva 2000 años trasladando el mensaje de Jesucristo.

Repito, no voy a defender ciegamente lo indefendible (como pasa con algunos curas del País Vasco), pero hay que saber discernir actuaciones puntuales de personas con el Magisterio de la Iglesia.

Blanca, eres una persona con criterio, no generalices, no es correcto hacerlo.

Y por último: los Obispos no quieren imponer nada a nadie, sólo hablan para quienes quieren escucharles.

 
On 30 de diciembre de 2007, 12:12 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
Tengo unas dudas respecto a tu último comentario. Dices que la Iglesia no condena la homosexualidad sino la práctica del sexo fuera del matrimonio. Teniendo en cuenta que el gobierno ha aprobado una ley, en el 2005, que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿por qué la Iglesia se opone a ese derecho y hoy mismo vuelve a manifestarse contra él? Porque, al casarse dos homosexuales, practicarían el sexo DENTRO del matrimonio. Creo que no estás muy al día respecto a lo que condena y deja de condenar la Iglesia, con todos mis respetos, a no ser que estemos ante una de las muchas contradicciones que esta institución manifiesta diariamente.
En cuanto a tratar al homosexual con absoluto respeto, la Iglesia confunde respeto con compasión y lástima: hay que tratarlo con respeto porque es un enfermo que necesita nuestra ayuda y comprensión. Perdona Gonover, pero eso no es respeto, como tampoco lo es manifestarse para que le quiten derechos a un sector de la ciudadanía simplemente por con quien se acuestan. Las palabras quedan muy bien, pero los hechos son otra cosa y en esto último la Iglesia suspende y de qué manera. Te recuerdo que un homosexual es la persona que mantiene relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo y un heterosexual alguien que lo hace con una persona de distinto sexo al suyo. Si el homosexual no puede practicar su sexualidad como lo hace el heterosexual, ¿qué respeto hay ahí hacia esa persona? Es de risa, de verdad, de risa. Es como si decimos, respeto a los musulmanes pero no que practiquen su religión.
La Iglesia se lleva mucho más dinero con el nuevo sistema que con el antiguo, por eso aceptaron el acuerdo. Y que no se lleva dinero de quienes no marcan la X, siento decirte que no es cierto: los colegios concertados católicos se llevan un dinero del Estado y el Estado somos todos, creyentes y no creyentes, por ponerte solo un ejemplo.
La Iglesia no es mala, claro que no: muchos de sus miembros hacen una labor encomiable, como por ejemplo la de aquel sacerdote que acogía en su particular “templo” a personas con numerosos problemas y les ayudaba a reinsertarse. Pero a Rouco no le gustaba cómo lo hacía y le cerró el “chiringuito”. Y el mensaje de Jesucristo dista mucho del que nos “venden” la mayoría de los jerarcas eclesiásticos, empezando por lo pobre que era Jesús y lo ricos que son los señores obispos y cardenales.
Por último: si los obispos no quieren imponer nada a nadie y solo hablan para quienes quieren escucharles, ¿por qué solo se manifiestan contra la ampliación de derechos a un colectivo y no lo hacen contra el terrorismo? ¿por qué gastan tantísimos millones en pagar a un locutor de radio que está a favor del aborto sin restricciones y a otro que incluso niega tajantemente la virginidad de María? Curiosa manera de propagar el mensaje de Dios, ¿no te parece?.

 
On 30 de diciembre de 2007, 13:52 , Gonover dijo...

Muchas dudas para solo un momento. Sólo he de aclararte que he usado mal la palabra "condena".

Para la Iglesia, el matrimonio civil no tiene validez, sea entre personas del mismo sexo o de sexo contrario. Es de cajón hombre, si no, ¿para qué existe el matrimonio canónico?

Entender que una práctica sexual es pecado es una opinión, y ya está, y es lógico que se defienda esa opinión con la misma pasión con la que tú defiendas la contaria.

Seguro que no dudas que el incesto está mal, pues la Iglesia también lo entiende así. Aquí, como estáis de acuerdo, la Iglesia hace bien, ¿no?

Sonre la parroquia de San carlos Borromeo, es preciso que entiendas algo. Jamás se prohibió su labor pastoral, solamente su manera de entender la liturgia, que se alejaba totalmente del Magisterio de la Iglesia. Le he oido a Rouco hablar muy bien de la labor social de esos curas, que no tiene nada que ver con el tema litúrgico. Es obvio que si te alejas de la Iglesia, no puedes pretender que la Iglesia te permia seguir actuando fuera de ella (hablo del tema litúrgico).

Es qu eparece que quieres que la Iglesia se adapte a ti, y a otros, pero no es así. Esto es fácil: el que quiera seguir sus enseñanzas, que las siga, pero no se puede estar en misa y repicando... y nunca mejor dicho.

Por último, de nuevo agradecerte el enorme respeto con que me tratas, creeme, no estoy acostumbrado a debatir estos temas sin que me insulten.

 
On 30 de diciembre de 2007, 15:52 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
Si para la Iglesia el matrimonio civil no tiene validez, ¿qué le importa que dos personas, de distinto o del mismo sexo, se casen por lo civil? ¿O acaso quiere que solo los heterosexuales se casen y además solo lo puedan hacer por la vía canónica?

En cuanto al pecado: ¿pecado para quien, también para el que no cree o no profesa esa religión?

Sobre la liturgia y el alejamiento o no de ella: ¿es más importante la liturgia o el fin? Me sorprende que Rouco haya tomado la postura que tomó respecto a este tema y haya callado ante sentencias de abusos sexuales a menores realizados por miembros de su Iglesia, no haya apartado de la misma a los susodichos y tampoco haya dicho ni una sola palabra sobre las palabras del obispo canario.

Por último: no necesito que la Iglesia se adapte ni a mi ni a nadie, simplemente exijo a la Iglesia que respete si quiere ser respetada, que sea coherente con sus postulados, que deje de juzgar y de ver la paja en el ojo ajeno cuando no es capaz de ver la viga en el propio, y que se entere que vivimos en un Estado aconfesional, en el que la religión católica, por mayoritaria que sea, no es la única e incluso hay quien no profesa ninguna confesión. Si no están de acuerdo con el matrimonio homosexual, que no casen a homosexuales en sus templos pero nada tienen que decir sobre un matrimonio civil porque, los que utilizan este derecho, no van por ahí exigiendo que ilegalicen el matrimonio canónico. Tan sencillo como eso.

Para finalizar: ojalá la Iglesia católica y todos aquellos que hoy se han concentrado en la plaza de Colón tuvieran la mitad del respeto que me agradeces hacia ti por aquellos que no comparten su visión del mundo. Seguramente, si así fuera, no estaríamos debatiendo sobre este tema. Un saludo.

 
On 30 de diciembre de 2007, 18:02 , Gonover dijo...

Creo que te he entendido. Entonces, como el matrimonio civil está fuera del ámbito canónico, mejor que la Iglesia no diga lo que opine. Tal vez pienses que es mejor callarla, que sólo hable en voz baja.

Y me imagino que también querrás que no se queje de que en países no católicos haya hambre, o que existan guerras. Como todo eso cae fuera de su ámbito, mejor que se calle y sólo hable de lo que estrictamente es su ámbito, ¿no?

No estoy de acuerdo, es labor de la Iglesia ordenar el modo de vida de quienes queremos creer en sus postulados. Y para ello tiene la obligación de hablar, y hablar mucho más de lo que lo hace. Y debe hablar del matrimonio civil (y lo hace), y debe hablar de la práctica homosexual (y lo hace), y debe hablar de la postura de un cristiano ante el fraude fiscal (y lo hace), debe hablar sobre el aborto (y lo hace).

Yo no creería en una Iglesia que se encierra y no hable de la vida, de lo que hay en la sociedad sin ser políticamente correctos.

Repito, no se incita al odio al homosexual, igual que no se incita al odio a quien practica el sexo fuera del matrimonio. Sencillamente hay unas enseñanzas que transmitir, y las debe transmitir igual pasen los siglos que pasen.

La homosexualidad ha existido siempre, y la Iglesia jamás ha aprobado su práctica, en el entendimiento de que es pecado. Decir que esto o aquello es pecado no le exime de que miembros de la Iglesia pequen, que lo hacen. Pero es su obligación decirlo.

La Iglesia, en la «Declaración sobre algunas cuestiones de ética sexual», del 29de diciembre de 1975, la Congregación para la doctrina de la fe ya había tratado explícitamente este problema. En aquella declaración se subrayaba
el deber de tratar de comprender la condición homosexual y se observaba cómo la culpabilidad de los actos homosexuales debía ser juzgada con prudencia. Al mismo tiempo, la Congregación tenía en cuenta la distinción comúnmente hecha entre condición o tendencia homosexual y actos homosexuales. Estos últimos venían descritos como actos que están privados
de su finalidad esencial e indispensable, como «intrínsecamente
desordenados» y que en ningún caso pueden recibir aprobación.

La Iglesia celebra en el sacramento del matrimonio el designio divino de la unión del hombre y de la mujer, unión de amor y capaz de dar vida. Sólo en la relación conyugal puede ser moralmente recto el uso de la facultad sexual. Por consiguiente, una persona que se comporta de manera homosexual obra inmoralmente. Por eso no se puede entender lícita la práctica homosexual, porque no está encaminada a la capacidad de dar vida, y además, nunca puede estar dentro de una relación matrimonial, tal y como la Iglesia lo entiende: entre hombre y mujer.

La Iglesia no puede dejar de preocuparse de todo esto y, por consiguiente, mantiene firme su clara posición al respecto, que no puede ser modificada por la presión de la legislación civil o de la moda del momento. Ella se
preocupa sinceramente también de muchísimas personas que no se sienten representadas por los movimientos pro homosexuales y de aquellos que podrían estar tentados a creer en su engañosa propaganda. La Iglesia es
consciente de que la opinión, según la cual la actividad homosexual sería equivalente, o por lo menos igualmente aceptable, cuanto la expresión sexual del amor conyugal tiene una incidencia directa sobre la concepción que la sociedad tiene acerca de la naturaleza y de los derechos de la
familia, poniéndoselos seriamente en peligro.

Y lo que dice la Iglesia no es algo nuevo, ya decía San Pablo, hace la pila de años, «No podéis pertenecer a Cristo sin crucificar la carne con sus pasiones y sus deseos».

La Iglesia no margina a los homosexuales, sino que Las personas homosexuales, como los demás cristianos, están llamadas a
vivir la castidad. Si se dedican con asiduidad a comprender la naturaleza de la llamada personal de Dios respecto a ellas, estarán en condición de celebrar más fielmente el sacramento de la penitencia y de recibir la gracia del Señor, que se ofrece generosamente en este sacramento para poderse convertir más plenamente caminando en el seguimiento a Cristo.

Me he permitido copiar algunos párrafos de la "Carta de la Congregación Vaticana sobre la doctrina de la fe sobre la atención pastoral de los homosexuales".

 
On 30 de diciembre de 2007, 18:41 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
No solo no me has entendido, sino que me tergiversas muy bien. La Iglesia católica tiene autoridad moral para opinar sobre el matrimonio canónico, pero no sobre el civil y mucho menos para decirle a un gobierno de un Estado aconfesional si puede o no regular derechos CIVILES, no CANÓNICOS. Si la Iglesia quiere opinar, que opine, pero por la misma regla de tres los demás podrán opinar sobre la Iglesia y así se ha hecho en este blog, por ejemplo. Puestos a opinar, opino que los curas deberían casarse y los gobiernos deberían manifestarse para que la Iglesia regule el matrimonio para sacerdotes y monjas. ¿Qué te parece el ejemplo?.

A mi, personalmente, me gustaría que la Iglesia saliese a manifestarse contra el terrorismo o contra la violencia de género, cosa que no hace, en lugar de contra los derechos civiles de otras personas.

Como bien dices, es labor de la Iglesia ordenar el modo de vida de quienes creéis en sus postulados, pero no de quienes no creen y mucho menos en lo que respecta a derechos civiles que no entienden de religiones. Hablar hablan mucho de la sexualidad ajena, del aborto o de los tributos, pero no de por qué los obispos van en cochazos a todas partes, de a qué viene tanta ostentación y no digamos de los casos de pederastia que se han ido conociendo dentro de la institución.

Dime una cosa: si dos heterosexuales no pueden tener descendencia, ¿son ilícitas sus prácticas sexuales puesto que no están encaminadas a dar vida?. En fin, tu “rollo” me parece estupendo para ti, pero no para mi y parece que no lo entiendes. Respeta las opiniones ajenas Gonover y vive tu religión coherentemente, dejando que los demás vivan su vida con su propia coherencia, que aquí nadie te está faltando al respeto por tus “ideas” ni por tu “fe” pero tú si estás empezando a faltar con la imposición de las mismas y juzgando a quien no las comparte ni las practica. Yo no digo que tú seas un pecador o un enfermo por practicar tu religión y tú no eres nadie para tratar de pecador o de enfermo a ninguna persona por su condición sexual o por el hecho de que no pueda cumplir con lo que dice la Iglesia.

Respeta Gonover, respeta en lugar de agradecer un respeto que no estás dando.

 
On 30 de diciembre de 2007, 18:56 , Antonio Parra dijo...

Uysssssssss, como están los curas y la curia romana, los católicos, apostólicos y pederastas. !Como están!.
Ahí va una parrafada:

Aunque la Organización Mundial de la Salud dictaminó, hace casi veinte años, que la homosexualidad no es una enfermedad, en no pocos medios martillean estos días con la “curación” de los homosexuales. El obispo de Tenerife acaba de contarnos cuanto añora aquellos tiempos en los que se consideraba “enfermos” a los gays. Por no hablar de “los menores que van provocando” (¡pobres curas violadores, lo que tienen que sufrir!). Y como es previsible, en la próxima manifestación “en defensa de la familia”, se volverán a lanzar imprecaciones contra gays y lesbianas.
El epicentro de este desvarío, gozosamente admitido por la iglesia católica, podemos localizarlo en la Norteamérica profunda. El viejo sur racista, antaño defensor de la esclavitud y las palizas a los negros, se está descolgando en los últimos años con su cruzada homófoba y en salvaguardia de la “familia tradicional”.

Así, el senador por Idaho, Larry Craig se convirtió en cruzado contra los derechos de los homosexuales. “Destruyen la familia”, “corroen nuestros valores cristianos” o “los homosexuales nos arrastran al fin de nuestra civilización”, eran las frases repetidas por este señor… ¡hasta que fue detenido en unos urinarios públicos por un policía sin uniforme a quien, momentos antes, había intentado meter mano! El senador, acompañado de su contrariada esposa, se declaró culpable.

Claro que esto no es nada al lado de las proezas de Bob Allen, congresista por Florida (republicano, ¡cómo no!) quien alternaba sus funciones en el Congreso con las de prostituto en parques públicos. Por supuesto, Bob Allen era un inflexible guerrero contra las ampliaciones de derechos a los homosexuales.

… No es difícil, por tanto, barruntar que, detrás de cada actitud homófoba, lo que se oculta y disimula sea una homosexualidad como un armario (nunca mejor dicho). No pocos psiquiatras y psicólogos consideran que los homosexuales reprimidos, al no aceptarse a sí mismos, proyectan su rabia, en forma de execración o burlas, hacia quienes sí reconocen y exhiben sin complejos sus gustos homosexuales.

En una legislatura donde se ha profundizado en la ampliación de derechos a las minorías, las posturas homófobas deben dibujarse, ante nuestros ojos, como lo que son: un multicolor batiburrillo de bufones a los que nadie debería prestar atención.

Otras veces, la homofobia se manifiesta de manera más sutil: “hay que tratar a los gays con compasión y delicadeza”. Sin duda, un avance frente a las execraciones. Sin embargo, el trato a las minorías, en una democracia madura, no puede ser otro que el respeto. Ciertamente, los gays son una minoría. Pero, precisamente, por ello, el respeto debe acentuarse.

Frente al batiburrillo de bufones que menosprecian a las minorías, frente a las negras bocas que aseguran que “los menores van provocando”, esta legislatura nos ha enseñado que el respeto a las minorías (gays, inmigrantes, menores, mujeres maltratadas…) es la materia prima de la democracia.

No lo olvidemos el próximo 9 de marzo

 
On 30 de diciembre de 2007, 20:00 , Gonover dijo...

Perdona Alberto, pero ¿cuándo he faltado yo al respeto?

No trato de imponer nada, puesto que de hecho en el plano personal y en mi día a día procuro respetar a todos. De hecho tengo amigos gays, y me llevo fenomenal con ellos. Tengo amigos ateos, y me llevo fenomenal con ellos. Tengo amigos de otras religiones, y me llevo genial con ellos. Y como yo, muchísima gente.

Esto no quita que en un debate de un tema determinado no pueda opinar una u otra cosa.

No entiendo por qué te has encendido, tal vez me has otorgado palabras de las que copiado y que no son mías.

Por favor, dime en qué crees que he ofendido para poder rectificar si es posible.

 
On 30 de diciembre de 2007, 21:52 , mi despertar dijo...

ESTE ES EL AUTENTICO ESCÁNDALO, PORQUE SE SUPONE QUE ESTOS PERSONAJES SON LOS QUE TIENEN QUE DAR EJEMPLO DE VIDA, TENER PENSAMIENTOS DECENTES Y AYUDAR AL SER HUMANO.


Estoy con vos y aunque tu texto es fuera de serie por lo bueno... opinar a veces en profundidad es bastante difícil


besos para vos
Love
Mucha

 
On 31 de diciembre de 2007, 13:49 , Los pasos que no doy dijo...

Pues mira, gonover, no, la Iglesia no puede hacer lo que hizo ayer, porque si lo que quiere es ser un partido político lo que debe hacer es inscribirse en el Registro pertinente, o, si lo que quiere es pedir el voto para un partido determinado, que tenga huevos y lo haga, y luego haga campaña.

Manifestaciones, como la de ayer, que lo que pretenden es quitar derechos a los ciudadanos (y encima se hacen los ofendidos¡), justificando sus homofobias y machismos y pedofilias bajo el manto de la decencia, y de los derechos humanos, deberían estar prohibidas, como deberían estarlo las manifestaciones xenofobas o nazis.

Si quieren hablar, bajito y en los confesionarios, que para eso les pagamos con nuestros impuestos todos aquellos que no compartimos sus leyes medievales y retrógradas. Si quieren protestar, que vivan de su trabajo, como hacemos los demás.

Parásitos de mierda¡, sobones de niños¡, y encima hablan de libertad de expresión... diosss

 
On 31 de diciembre de 2007, 13:54 , Los pasos que no doy dijo...

Si es que me enciendo, blanca querido, con esta gentuza. Lo del obispo asqueroso ese me ha puesto del revés, la verdad, y verlos ayer, con esa parafernalia, con esa hipocresia, con esas vocecillas hipócritas, ojjjj, ¿qué han hecho Aguirre y Gallardón con mi Madrid castizo y golfo, solidario y cálido, irónico y tolerante?

Pasaron, amigos, pasaron... esa es la realidad.

En fin que yo entraba a darte un besazo y a desearte todo lo mejor para el 2008, porque te lo mereces, porque tú lo vales y porque vamos a brindar el 9 de marzo¡

Un besazo,

 
On 31 de diciembre de 2007, 14:51 , Gonover dijo...

Y era yo quien insultaba...

Increible talante, sí señor. Al menos has sido claro, ya veo que por lo menos uno es capaz de reconcocer que lo que quiere realmente es dejar que se manifiesten solo unos pocos (eso sí, de su cuerda, claro).

Fuera la Iglesia de España, y a cerrar los 97 hospitales, 113 ambulatorios, 934 hogares para ancianos e inválidos, 549 orfanatos y guarderías, 108 consultorios familiares y 2405 centros especiales de educación o reeducación social. Eso, que se cierren todos y el Estado haga lo que pueda con el casi millón de personas que quedarían sin la atención que le da la Iglesia.

Fuera la Iglesia, sí.

 
On 31 de diciembre de 2007, 16:41 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
Lo que acabas de hacer, una vez más, se llama DEMAGOGIA.

 
On 31 de diciembre de 2007, 17:22 , Gonover dijo...

Yo lo llamo ironía Alberto. Pero ante tanto insulto no me queda otra. Bueno sí, irme, pero eso es otra historia.

 
On 31 de diciembre de 2007, 22:34 , Los pasos que no doy dijo...

Insulto gonover? Aquellos, como la iglesia católica, que callan antes esas palabras perversas del obispo de tenerife no me merecen el menor respeto. Aquellos que abusan de los niños merecen todo mi desprecio, así que imagina. Y, desde luego, si encima salen a la calle a pretender quitarles derechos civiles (CIVILES no religiosos) a los homosexuales, o pretenden que las mujeres seamos sumisas, o buscan seguir disfrutando de los mismos privilegios, entonces sí que no sólo no merecen respeto, suerte tienen que no se les tira tomates, porque lo que hacen es abusar del talante democrático que a ellos les falta.

Así que no me vengas con monsergas, gonover. La primera insultada soy yo: por ser mujer, por ser divorciada (esa gentuza hipócrita y doblemoralina dice que mis hijos y yo no somos familia...)y por ser de izquierdas y feminista. Son ellos los que me ofenden a mi, no yo a ellos, me vas a perdonar que te lo diga.

En cuanto a las escuelas, hospitales y todo es rollo, varias cositas:

El dinero para el concierto de las escuelas va aparte de lo que se paga en el IRPF. Más dinero todavía para sus monseñores salidos.

Lo mismo pasa con las otras cosas. Esa labor que la hagan con la ayuda que necesitan, pero al mismo nivel que otras ONG que se las ven putas para salir adelante, y sin modelitos de marca, carísimos, para salir en la tele.

No te preocupes, estoy segura de que nos apañaríamos estupendamente sin los curas.

 
On 3 de enero de 2008, 13:24 , Gonover dijo...

Si te arrogas el derecho a insultar por sentirte insultada, no puedes quejarte si te insultan en respuesta de los tuyos. Igualdad de derecho.

Lo que dices que la Iglesia considera y hace es mentira y falso, así que antes falsedades (mujeres sumisas, derechos civiles, abusos a menores, ...) no voy a entrar en debates sin fondo.

Seguro que no decías ni una palabra con, por ejemplo, las cabalgatas del orgullo gay, repletas de insultos, mofas y ridiculizaciones.

 
On 3 de enero de 2008, 14:56 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
No hay peor ciego que el que no quiere ver. Una cosa es hablar de la Iglesia como institución en su conjunto y otra de muchos de sus miembros y jerarcas en particular. El obispo de Tenerife ha dicho lo que ha dicho, transcrito en prensa y también grabado en audio; la postura de la Iglesia (de gran parte de sus jerarcas, para que no te lleve a confusión) sobre la mujer es clara: ella tiene gran culpa de la desestructuración y ruptura de las familias con su incorporación al mercado laboral, por ejemplo. Si sabes utilizar el buscador de google seguro que encontrarás varias referencias a lo que te digo. Por no hablar de aquellos curas y sacerdotes que opinaron sobre la violencia doméstica ("la mujer va provocando con su lengua"); si a eso añadimos lo que van pidiendo respecto a la derogación de derechos civiles que nada tienen que ver con derechos canónicos, apaga y vámonos.
La cabalgata del orgullo gay es un carnaval Gonover, un carnaval en el que hombres y mujeres se disfrazan. No he oído a nadie quejarse de esos carnavales (que este año se celebran dentro de un mes) en los que miles de personas se disfrazan de monjas, de curas y de obispos, con pancartas o sin ellas. Otra cosa es que tú te sientas ofendido porque los que se disfrazan en el día del orgullo gay son homosexuales y claro, que un homosexual se disfrace de obispo o de monja... En fin, donde no hay no se puede pedir más.

 
On 4 de enero de 2008, 16:10 , Gonover dijo...

Alberto, te quejas de la doble moral y el doble rasero y eso es precisamente lo que tú haces.

Me parece increible que digas lo que dices, te tenía por una persona con criterio y formado. No puedes creer lo que estás diciendo.

 
On 7 de enero de 2008, 21:07 , Alberto Ríos Mosteiro dijo...

Gonover:
Que no tengas argumentos ante las evidencias no es mi problema y, cómo comprenderás, que tú me hables de doble moral y doble rasero me parece de chiste. Lo que yo digo lo puedes consultar en cualquier medio de prensa escrita acudiendo a las hemerotecas, no me invento absolutamente nada. Te rogaría que antes de descalificar te informases un poquito, solo un poquito, y después si quieres sigues practicando lo que veo que es tu "juego" desde hace un par de comentarios.