Author: Blanca
•8:35

Hay discusiones acaloradas a diestro y siniestro sobre la idoneidad de Rajoy como máximo dirigente del PP, o mejor, como máximo dirigente de cualquier cosa. Su silencio en los momentos actuales enerva a propios y extraños y lo fácil es decir que no sabe, que no puede, que duda, que le viene grande el cargo... enfín, una mezcla entre lo que se puede y lo que se quiere.

Yo soy de la opinión de que Rajoy sabe muy bien lo que quiere y lo que hace. Gallego al fin, está viendo las cosas que pasan a su alrededor sin soltar prenda. Creo que está dejando que sus "enemigos" descubran sus cartas y se cuezan en su propia salsa, pero sin dar ni un paso atrás en el nuevo rumbo que le quiere dar al partido conservador.

La estrategia de tierra quemada llevada a cabo en la anterior legislatura no ha dado como resultado la victoria en las elecciones y el sabe mejor que nadie que nunca dará el resultado apetecido de seguir de esa manera. Muchos de sus potenciales votantes están en profundo desacuerdo con esos palos de ciego que tan devastadores son para el Estado y me parece que se ha cansado de seguir una estrategia que nunca consideró suya (aunque la verdad es que le salía muy bien).

Debe ser bastante desagradable para una persona con inteligencia y preparación que le estén repitiendo constantemente que no vale para nada, que le pusieron en el cargo por ser moldeable, que está traicionando una ideología y que va hacia el desastre, cuando lo que está haciendo precisamente es soltar unas amarras que le lastraban de una manera patética.

Deberían llamar a las cosas por su nombre y dejarse de eufemismos. Un partido conservador homologable no debería estar asentado en la extrema derecha, en un franquismo residual que no tiene empacho en declararlo en alta voz (Mayor Oreja, María San Gil). Con unos manifestantes portadores de banderas preconstitucionales, "caras al sol" y vivas a Franco no conseguirán los votos de mucha gente conservadora, pero no fascista. Hay mucho conservador que no está de acuerdo en desgastar al Estado, que no al partido socialista y huye de consignas dictadas por mediáticos gurús inescrupulosos que no dudan en poner velas a Dios y al diablo, alternativa y aleatoriamente, y que pretenden ser gobernadores de un Rajoy al que creían maleable y que les está resultando respondón.

Rajoy es muy gallego, que nadie lo olvide. Sabe perfectamente con quien se está jugando los cuartos y quiere desprenderse de ellos porque sabe que no son buenos compañeros de cama. Va caminito de ocho años de oposición para no saber quien es quien dentro de su partido, y quien sobra... y quien es necesario.

El único paso que falta en este proceso deconstructivo es que cada uno vaya donde pertenece. Los buenos y leales conservadores, a un partido serio y en intento de refundación. Los nostálgicos del pasado, los desleales, los excesivos... que creen su propio partido "lepenista"... votantes no les van a faltar, pero cada uno en su sitio.
|
This entry was posted on 8:35 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

6 comentarios:

On 19 de mayo de 2008, 18:42 , Duende dijo...

hola, no creo que se produzca, y tampoco es importante,pero esta claro que hay un bloque conservador y otro de extrema derecha en el PP, el pulso es que deriva toma ese partido,
salu2

 
On 19 de mayo de 2008, 22:14 , Antonio Parra dijo...

Hola Blanca, hace tiempo que no paso "por aquí ni por allí", haces unos días me comentó Lola "algo" para Junio. Ya veremos que se puede hacer, pero me encanta la propuesta.
¿Rajoy? Este tiene un problema, y serio, ser el lider de un partido que va desde la extrema derecha a posiciones más moderadas (esto ya lo dije muchas veces), y mucho me temo que los navajazos van a traspasar a su propio Congreso. Tal vez tengan que pasar por una catarsis, una refundación y "un cada uno en su sitio". Lo tiene crudo.
Un beso grande

 
On 20 de mayo de 2008, 18:09 , Palabras Inefables dijo...

Pues si tu análisis está en lo cierto, mal van las cosas. Un ejemplo más, y van... de los malo que es no hablar claro, no decir las cosas en su momento. Nada hay mejor que hablar y decir lo que se piensa.

 
On 21 de mayo de 2008, 0:53 , Jorgealberr dijo...

Hablemos de cosas más interensantes como que España no cumple el protocolo de Kyoto o que la policía española atrapó al número 1 de ETA... qué les parece...?

 
On 24 de mayo de 2008, 8:33 , Manuel Ortiz dijo...

El problema es que yo no creo que Rajoy tenga claro nada. Quizá posea una idea vaga de lo que le gustaría ser de mayor. Pero nada más.

Por otro lado, las aventuras en política hay que pensárselas bien. Ningún partido con aspiraciones de Gobierno puede dejar de lado a vascos y catalanes. O te entiendes con ellos o pierdes. Así de claro. Y estas corrientes de extrema derecha ya me dirás tú adónde van.

Por eso, se lo pensarán muy mucho antes de provocar una escisión.

 
On 24 de mayo de 2008, 14:55 , Blanca dijo...

¿Sabes cual es el problema, manuel?

Que cuando gobernó Aznar, el más burro entre los burros, creyó que iba a estar ya en el gobierno para siempre, como Franco, ese comandantín al que tanto admiran... y gobernó a golpe de decreto, como si esto fuera una dictadura, eso que tanto añoran...

Y pasó de los nacionalistas... ¡CRASO ERROR! muy propio de quien tiene la inteligencia en el mismo sitio que su tupé, o sea, a tres centímetros de la caja craneana.