Author: Blanca
•12:06

Lo que está ocurriendo en Tíbet, en medio de la indiferencia del mundo, es otra más de las grandes vergüenzas que el primer mundo lleva sobre sus anchas espaldas.

Es muy sencilla la respuesta a la pregunta de por qué se consiente... señores, es China... el país en el que todas las grandes potencias tienen intereses y nadie va a mover un dedo.

Con lo sencillo que sería boicotear los Juegos Olímpicos, como ya se hizo en su día con la URSS... ahora no hay güevos.
|
This entry was posted on 12:06 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

5 comentarios:

On 16 de marzo de 2008, 12:26 , Maripuchi dijo...

Ya lo dijo hace siglos el gran Quevedo... poderoso caballero...

 
On 16 de marzo de 2008, 15:42 , Gracchus Babeuf dijo...

Es una batalla perdida. Ya ahora, los tibetanos son una minoría étnica en su propio país. Hemos dejado pasar el tiempo, desde la invasión de 1958, creo. Hay más chinos en el Tibet que tibetanos. Como ocurre en el Sáhara con la población marroquí llevada a propósito por el poder colonial.

No veo salida.

 
On 16 de marzo de 2008, 22:04 , Antonio Parra dijo...

Graccus tiene, desgraciadamente, la razón, el Tibet ya no es de los tibetanos es de lo chinos y la minoría etnica y cultural está siendo sometida a una limpieza que debe avergonzar a todo el mundo. ¿Pero tiene vergüenza el mundo?

 
On 17 de marzo de 2008, 11:32 , txantxangorri dijo...

No Antonio, el mundo (occidental que es el que se entera de las cosas, se supone) carece de vergüenza.

También seria sencillo no comprar nada "made in china", así las multinacionales... ¿pero qué digo? Buscarían mano de obra igual de barata para seguir cobrando una pasta por todo y asegurarse el beneficio...

El asunto es complicado.

Un amiguete me dijo un día que si no se usase mano de obra china (barata) todo nos costaría más caro. Le dije que no tendría que ser así, bastaría con que el empresario capitalista en vez de ganar 1000 ganase 500. Me dijo que tenía mucha razón, pero solo si habitaba en la luna.

un abrazo

 
On 17 de marzo de 2008, 18:42 , Palabras Inefables dijo...

No perdamos la esperanza. ¿Y si hay un deportista, uno solo, de cualquier país, que decide renunciar a ir por este motivo? Un gesto así tendría una enorme repercusión mediática en todo el mundo. Ojalá alguien se anime.