Author: Blanca
•13:19


Estamos en la segunda temporada de un concurso televisivo en el que el premio es un inicio de carrera profesional como modelo.

Hasta aquí todo normal. En todas las televisiones hay multitud de concursos de todo tipo: culturales o pseudoculturales, en unos se ponderan conocimientos, en otros interviene el azar, en otros se hace el ridículo y en los de más allá se observa desde el "ojo que todo lo ve" como se despellejan personas, bien en una casa, bien en una isla, bien en.... un lugar superfashion, como el que ahora comento.

Se encierra en una casa a un grupo de NIÑAS, con el bagaje fundamental de haber nacido guapas, o sea, ningún mérito por su parte. Se les enseña a mentir, a pisar a la compañera, se las humilla constantemente, se les fija el mensaje de que deben ser ultramegaguapas, que ésa es su mayor virtud, se les controla el peso, se les riñe constantemente, se las enfrenta ante las cámaras de televisión, se las obliga a ofender, se les escucha llamar "gorda" o "fea" a quien consideran dignas de esos "insultos", como si ser guapa y delgada fuera lo mejor en su vida y menosprecian a sus compañeras de, a estas alturas, suplicio.

No se les enseña nada positivo, a crías de menos de 20 años, cuando ni siquiera tienen recursos para defenderse ante los adultos que las maltratan...

Cuando hablamos del cuidado que debemos tener en la educación de nuestros hijos en la adolescencia, para que no caigan en enfermedades como la anorexia, muy de moda ahora por una campaña publicitaria a la que algunos se han opuesto, es llamativo que exista un programa en el que a nuestras adolescentes se les enseñe el culto a la guapura, a la delgadez y cuyo máximo horizonte es ser famosas.

Este concurso se puede ver en un canal de televisión que abogó en sus inicios por hacer una televisión ética, de altura, alejándose de los estereotipos a que estábamos acostumbrados en otros canales a los que esta nueva cadena despreciaba por sus contenidos amarillistas... Juraba que iba a ser una televisión culta, diferente, alejada de las bajezas a que ciertos concursos nos tienen acostumbrados.

Esta cadena de televisión se llama CUATRO, a la que desde aquí denuncio que lo único diferente que ha hecho con otras es maquillaje, ropa cara, niñas preciosas y mucho fashion... Todo lo demás es la misma porquería, con el agravante de que están manejando a unas personas sin formar aún, ofreciéndoles el famoseo, el colorín y dejándolas tiradas en las expulsiones con un daño moral, que ha sido visto por el público en toda España, que no sé si algún día podrán superar.

BRAVO POR CUATRO.

|
This entry was posted on 13:19 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

22 comentarios:

On 27 de septiembre de 2007, 13:49 , Maripuchi dijo...

Incongruencia llamaría yo a este programa.
No sé cómo osas ver estas cositas... puaj

 
On 27 de septiembre de 2007, 13:54 , Blanca dijo...

Yo no las veo, Maripuchi... pero si estás en desacuerdo con algo y quieres hablar sobre ello, alguna opinión debes formar y solo se logra viendo, aunque solo sea, un programa.

 
On 27 de septiembre de 2007, 16:50 , Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
On 27 de septiembre de 2007, 18:07 , rosamari dijo...

Además las lanzan a un mundo donde lo que cuenta es casi poco más que el esquelo. Bastante cruel y tremendamente competitivo, en el que para supervivir, tienen que hacer cosas tremendas con su cuerpo (los kilos, la alimentación, los maquillajes, permanentemente en pose). Me horripila.
Mi queja para CUATRO.

 
On 27 de septiembre de 2007, 20:12 , Blanca dijo...

La sobreexposición a que se somete a esas adolescentes, el maltrato que les inflingen los que se denominan "profesores", y que no tienen ni la más mínima idea de lo que es la pedagogía, la psicología, la enseñanza por motivación, el compañerismo, la solidaridad... les están enseñando a ser lo peor en un ser humano...

¿Cómo puede permitir CUATRO ese programa?

 
On 27 de septiembre de 2007, 20:13 , Blanca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
On 27 de septiembre de 2007, 21:09 , Leg dijo...

El tema de base sí lo conocía, pero no tenía ni idea de que ese programa fuera tan cruel.

Tendré que verlo yo también para poder decir algo, porque la verdad es que no me lo he tropezado nunca ni de pasada.

 
On 28 de septiembre de 2007, 11:42 , M.Angel dijo...

Que a gustito estoy yo con la tele por cable pudiendo elegir entre series decentes, deportes y documentales.
Ayer hice un esfuerzo ( confieso que tenía curiosidad por ver que tipo de fauna había en la casa) y estuve viendo un rato de gran hermano, ( mas telebasura como supermodelos)hasta que esos personajillos me forzaron a irme a la cama diciendo, nunca más.

 
On 28 de septiembre de 2007, 14:09 , Freia dijo...

Blanca tiene toda la razón: para poder juzgar y criticar hay que ver primero. Yo lo hice la temporada pasada y me pareció más deleznable que otros, precisamente porque las muchachitas son eso, muchachitas y no adultos. Pero también porque van de "profesores" y en plan "pseudo positivo", con el agravante además de que se llaman a sí mismos "reality blanco", tipo Operación Triunfo, que tócate las narices también con el programita de marras. Yo me pregunto ¿a qué están jugando los padres de esas chicas? Son adultos y deberían ver la manipulación, el chantaje "afectivo-futuril" a que se las somete. ¿Cómo se prestan a meter a sus hijas en un sitio así?
No lo entiendo, y todavía menos en el caso de las madres; se supone que porque son mujeres deberían ver todavía mucho más claro el tejemaneje y no permitir eso con alquien a quien quieren... No lo entiendo.
Lo de Cuatro es muy descarado, pero a mí no me sorprende ya nada...La audiencia y los shares son una especie de dioses y para subirla y contentar al público, todo vale.

 
On 28 de septiembre de 2007, 15:07 , Blanca dijo...

Ese es otro tema para la discusión, freia: los padres.

Ellos son los auténticos culpables de meterles a sus hijos "pájaros" en la cabeza. Unos porque no tienen dos dedos de frente... otros porque quieren solucionar su vida "vía hijos" y en el 99% de los casos lo que hacen es destrozarle la vida a los hijos, porque a "LA FAMA" llega solo el 1%... el resto son juguetes rotos o grandes frustaciones. Y estamos hablando de adolescentes, personas inmaduras a las que cualquiera puede moldear... y son capaces de dejar a sus hijos en manos de gentes sin la menor preparación pedagógica y expuestos a la vista de todo el mundo.

Los padres no tienen perdón.

 
On 28 de septiembre de 2007, 16:01 , RGAlmazán dijo...

Blanca, como casi siempre de acuerdo contigo. Es asqueroso y además puede ser de consecuencias tremendas.

Como te he dicho más de una vez, parecemos clones, te he visto en radiocable y estamos los dos con dos entrevistas sobre entradas de nuestros blogs. Vamos ni siameses... ¡Que casualidad!

Salud y República

 
On 28 de septiembre de 2007, 17:00 , Blanca dijo...

Pues sí, Rafa... parecemos siameses... marca mucho la vida vivida y las experiencias comunes. Te confieso que no conocía el medio y me he quedado sorprendida del nivel de gente que escribe y de la calidad, bastante mayor que muchos de los medios a los que me acercaba.

Los temas que abordan y la libertad de elección a la hora de escuchar todas las voces es sorprendente. Yo al menos estoy sorprendida, independientemente del tema que abordé en mi propuesta, tema que a todos nos debería preocupar, por cuanto estos programas reflejan un estado de las cosas que no me agrada un pelo y revelan lo que la juventud actual tiene como modelo.

Que ésto lo estén emitiendo en el canal de televisión en abierto del grupo Prisa, tambien pone de manifiesto sus intereses, no siempre tan atentos a la calidad que pregonan.

Un abrazo, querido clon...

 
On 28 de septiembre de 2007, 19:35 , Dardo dijo...

¡Y qué esperas amiga!. Esta es la cosecha que recogemos de la vaciedad promocionada tan graciosamente.

Una sociedad es como un campo de cultivo. Arrancados los valores considerados rémoras esto es lo que nos encontramos.

El mueble noble está carcomido. Dentro de poco bastará con darle una patada para que se venga abajo.

 
On 28 de septiembre de 2007, 20:14 , Blanca dijo...

Los valores a los que todos nos referimos van en todas direcciones dardo: cuando la gente ve la corrupción de los políticos, enriquecidos a costa de destrozar nuestra tierra, en el estricto sentido de la palabra, se está enseñando a los jóvenes que es lícito robar, porque no les pasa nada a los ladrones de guante blando; cuando ven que valen las mentiras, aprenden a mentir, porque saben que mentir es gratis, nada cuesta difamar; cuando ven que triunfan los modelos vacíos y huecos, no les preocupan los ideales nobles... que cansino ser honrado; cuando están bombardeados diariamente desde cualquier medio al ataque furibundo sin que no pase nada... piensan que todo el monte es orégano. Es el modelo que triunfa en España. Cuando ven que la justicia no es justa, sino ideológica, no creen en una de las patas en las que se asienta el mueble que configura el Estado.

Lo peor que le ha podido pasar a la sociedad ha sido caer en el materialismo más feroz, en el capital puro y duro: amor por el dinero, por el éxito, mundo de tiburones... mueran las ideologías, muera la inteligencia, viva el liberalismo...

Y no es cuestión de religiosidad, porque, lamentablemente, tu sabes tan bien como yo que pocos ejemplos están dando de religiosidad los que deberían tener la patente.

Hoy he leido una parábola exquisita, como casi todo lo que escribe animal político, que ilustra a la perfección hasta el extremo al que ciertos estamentos han llegado para querer imponer una moral, a mi modo de ver equivocada... la moral es otra cosa, la ética es otra cosa, por dios... y yo, como persona de izquierdas de toda mi vida, tengo fijados en mi moral unos principios que creo he legado a mis hijos y que tengo muy a gala exhibir cuando debo y puedo... con lo cual, quiero decirte que no es una cuestión de religiosidad ni de tendencias políticas conservadoras las que cimentan la moral personal. Esa se trabaja, se lucha por ella diariamente, da lo mismo ser de izquierdas o de derechas... y aunque muchas veces resultes incómoda o no te hagas entender... ésa es la moral que debería inculcarse a nuestra juventud, no los míseros modelos que les dan los próceres a los que todos miramos, muchas veces estupefactos, porque la importancia no está en algunos símbolos externos, sino en el meollo de la situación.

Si todo se mide por el valor del dinero, por el afán de poder, por la fama, que es tan efímera... está claro que va a ser la caída del imperio, lección que la historia ha repetido en numerosas ocasiones y que los humanos se empeñan en no aprender.

 
On 28 de septiembre de 2007, 22:40 , Anónimo dijo...

CUATRO, LAS SUPERMODELOS Y LA TELEBASURA

Bajo un bien estructurado guión de competitividad, esclavismo estéril, masoquismo y belleza pretendida, se ampara la competición por ser la supermodelo.
Los pretendidos patrones de belleza se combinan por extraer todo lo posible de unas personas – chicas – en este caso, con la finalidad de triunfar sobre las demás.
Los ataques en toda regla, las reacciones histéricas consecuencia de la presión ejercida, los papeles perfectamente repartidos del ama severa, el galán fino y el fotógrafo elocuente, se combinan con jurados pretendidamente estelares.
Es una lástima auténtica, que la imaginación de una cadena como “Cuatro” que pretendía ser diferentemente generalista, inunde de contenidos absolutamente erráticos y falsos, que absorben el coco de las adolescentes.
Cuatro y quien le ampara, lamento mucho decirlo, se iguala con la telebasura.
Soy lector de EL PAIS desde sus inicios.

 
On 29 de septiembre de 2007, 7:15 , Blanca dijo...

Muy de acuerdo. Quieren ganar a la población juvenil hacia sus filas de la peor manera posible y has retratado los roles que cada uno tiene en este concurso de una manera perfecta. Se te olvidó decir que demuestran altas dosis de sadismo, que las adolescentes aguantan, obligadas por su afán de ganar... (y los padres de las jóvenes tambien, para su escarnio)...

Vaya desastre psicológico...

 
On 29 de septiembre de 2007, 9:25 , Manuel dijo...

Que haya canales que emitan ese o cualquier otro tipo de concurso ya no me sorprende. En los USA se está emitiendo un Gran Hermano con niños. Pero con niños, Blanca, de verdad. De siete y de ocho años.
En cuanto a Cuatro, quizá si tuviera 20 años y fuera un memo perdido, ese sería mi canal.

 
On 29 de septiembre de 2007, 9:51 , Blanca dijo...

Ya hablé en un post anterior de ese programa en USA, Manuel... la idiotización a que nos quieren someter los poderes públicos en el mundo entero debería ser denunciado constantemente, para intentar revertir esta situación tan indeseable y regresar a la situación en que todavía creíamos en el ser humano, en nuestros ideales y, simplemente, luchar por la UTOPÍA...

 
On 29 de septiembre de 2007, 14:01 , josef dijo...

Hola! Es la primera vez que accedo a tu blog y me encuentro con tu excelente post. En efecto he presenciado con asombr algunos de estos programas y me parecen basura!!!Y como dices en este caso es una pena por las guapas chiquitas que se volverán (las volverán) imbéciles para siempre; en otros programas (Véase Gran Hermano) por suerte los escogidos ya llegan imbéciles de antemano. La verdad no entiendo como programas así pueden tener audición. Yo vi un par de supermodelos y pasé de todo. El Gran Hermano no lo veo jamás. en cuanto a lo que dices de la CUATRO, en efecto es como todas: el hecho es que todas proclamanser diferentes cuando hacen exactamente lo mismo jajaja... ¿Da pena verdad? Esta es la televisión que tenemos. Felicitaciones por tu post y por tu blog. Te dejo un saludo desde Madrid.

 
On 29 de septiembre de 2007, 18:18 , Anónimo dijo...

Blanca, no utilicé lo de sadismo en lass supermodelos por contención. A mi hija,adolesccente, de 14 años y sus amigas, "les encanta". Algo, y grave, está fallando y la sociedad no se quiere dar cuenta.

alberto.valencia

 
On 29 de septiembre de 2007, 19:55 , animalpolítico dijo...

Yo estoy de los reality hasta la coronilla, la verdad.

Y creo que si la audiencia reaccionara como muchos de nosotros desaparecerían.

¡Ya está bien de pamplinas y falsos paradigmas de comportamiento!

 
On 1 de octubre de 2007, 16:37 , El Hermano Montgolfier dijo...

Esa es la moral que tenemos en la sociedad actual. Cuando en algun comercio se equivocan a mi favor en el cambio, y corrijo al dependiente, en numerosas ocasiones se asombran y me lo agradecen con efusión, y siempre respondo lo mismo: "No tiene por qué, esto es lo normal".
En otro orden de cosas, en donde vivo, infinidad de jóvenes se han metido en la construcción (de albañiles) abandonando los estudios, atraidos como polillas por los altos sueldos (claro altos cuando un chaval el único gasto que tiene son las copas que se tome y su coche). El dinero (su posesión) es el valor dominante, la moral y la educación quedan en un segundo plano (o tercero, si nos ponemos).
Si pides al fontanero una factura te mira pensando "este es tonto". Hay multitud de "parados" cobrando subsidios y haciendo trabajos sin contratos por otro lado. Y los ciudadanos en general aplauden estos fraudes. Si hablas que has conseguido pagar menos de lo que debías a hacienda, eres un heroe.
Veo una sociedad corrompida de la que están tomando buena nota nuestros hijos, y encima los medios aportan su granito de arena con programas como el que describes, Blanca.
Soy pesimista, si, pero creo que tengo muy buenas razones para serlo.